Secuelas de una sobredosis de clonazepam

Saber por qué te angustias, cuándo y cómo enfrentarlo. Al reconstruir la historia de cómo había empezado el consumo abusivo, María José y su familia descubrieron que Javiera había probado su primer ravotril a los 17, cuando sacó a escondidas del clóset de su mamá unas cajas que esta había guardado, intactas, porque se las habían recetado cuando murió la abuela, pero nunca las usó. Eran demasiadas”. Esa misma tarde, María José habló con sus padres y decidieron buscar ayuda. Tienen dos hijos, uno de tres y otro de un año, y acaba de comenzar un diplomado en Recursos Humanos. El especialista le recetó clonazepam, nombre genérico del popular ravotril que también se vende en Chile bajo otras marcas como valpax, acepran o crismol. “Un buen momento son las vacaciones, ya que disminuye drásticamente el nivel de estrés. Siete años de los cuales no recuerdo mucho. Yo viví con ella hasta que cumplí quince años. Demasiadas. Clonazepam aumenta los efectos de GABA en el cuerpo. “Empezaba el día con dos pastillas y, cuando se me acababa el efecto, me volvía la angustia y ahí tomaba otra y luego otra. El consumo ha pasado a ser tan habitual, que de los riesgos apenas se habla. Son muy útiles para combatir estados puntuales de ansiedad, insomnio o estrés. “Algunos doctores prescriben más de lo que se necesita o recetan sin hacer un seguimiento”, acusa Daniel Seijas, siquiatra especialista en adicciones de la Clínica Las Condes. Por ejemplo, la alta ingesta de alcohol en personas no alcohólicas o que no acostumbran consumir este tipo de bebidas inhibe el metabolismo de medicamentos como la warfarina (anticoagulante), tolbutamida (para el tratamiento de la diabetes) o fenitoína (antiepiléptico usado para controlar convulsiones), por lo que se prolongan o aumentan los efectos del medicamento, pudiendo provocar toxicidad. Una señal de alerta es cuando el consumidor comienza a pedirle el fármaco a cualquier médico, como en el caso de Gabriel, el testimonio que abre este reportaje. Es como una bola de nieve que te agarra y, aunque trates, no logras salir de ella” dice Alejandra, quien pidió ocultar su verdadero nombre. Entonces, comencé a consumir sus pastillas. La Digemid recomendó a la población evitar el consumo combinado de medicamentos y alcohol porque “además de la muerte como consecuencia final de una sobredosis o reacción o accidente generado por éstas, pueden también sufrir un derrame cerebral, quedar en estado vegetal o padecer problemas de salud por el resto de su vida”. Desde los 24 hasta los 30 años. Algunos de los síntomas de sobredosis clonazepam son la debilidad de los músculos, confusión, somnolencia severa y desmayo. Sin la pastilla se siente perdido. También tuvo sesiones con su marido. “Lo más importante es tener la disposición para hacerlo”, indica. “La Javiera dormía todo el día. Si usted tiene alguno de estos síntomas, debe recibir ayuda médica de emergencia tan pronto como sea posible. Pero un 4 por ciento –como en el caso de Alejandra– presenta dependencia grave y debe internarse para desintoxicarse. Que estaba asustada y que no había querido hablar con los papás para no preocuparlos”. Muchos chilenos viven así, dependiendo de estos y otros tranquilizantes de la familia de las benzodiazepinas para funcionar en el día a día. Entonces me contó que estaba adicta a los ravotriles. Estas condiciones podrían pedir pruebas o cambios de dosis especializados. Crecí sintiendo su pena, su angustia. Ingiere entre una y tres pastillas de 0,50 mg por día. “Cuando se le acabaron las pastillas de mi mamá, la Javiera empezó a conseguir recetas con distintos doctores”. La primera la traga alrededor de las cinco de la mañana, cuando despierta sobresaltado, con angustia. Nunca me propuso sicoterapia. Eso se aprecia generalmente en las personas que se quedan dormidas conduciendo un vehículo y que sufren accidentes muchas veces de consecuencias fatales”, expresó. María José (24) tuvo que tomar la decisión de internar a su hermana Javiera, de 21, hace unos meses. “Cuando las benzodiazepinas están recetadas en un contexto médico es imposible hacerse adicto”, plantea Acuña, “El problema se produce cuando los pacientes traspasan lo dicho por el especialista y, por su cuenta, aumentan las dosis y el tiempo de consumo indicado. Estaba siempre estresada, irritable. Y que mi adicción al clonazepam es una enfermedad que llevaré conmigo de por vida. Teníamos una relación muy cómplice. Y, por supuesto, para dormir. Mencionó que, por ejemplo, antibióticos usados para tratar diversas infecciones, como el cefamandol, cefoperazona, cloramfenicol, furazolidina, griseofulvina (contra infecciones ocasionadas por hongos), latamoxef, metronidazol y furantoína (para infecciones vaginales), afectan el metabolismo del alcohol, provocando desagradables consecuencias de diversa intensidad como congestión facial, sudoración, cólico intestinal, náuseas, vómitos, visión borrosa, disnea, hiperventilación, taquicardia, hipotensión, confusión, entre otras. Muchas veces, los primeros en darse cuenta son los amigos, hermanos, padres o cónyuges quienes se ven en la difícil situación de decidir si intervenir o no. Para él sería como salir a la calle desnudo. Pensé que no lo iba a tolerar. Al salir de la universidad, preocupada por la recurrencia de sus estados de ansiedad y cambios de ánimo, consultó a un siquiatra que, años atrás, había atendido a su madre. Fue entonces cuando comenzó a ingerir ansiolíticos diariamente y a subir, por su cuenta, las dosis. Sin embargo, él tenía una paciencia infinita para soportarme y nunca me dejó. Al principio no podía tener contacto con el exterior, al cabo de unos días pude recibir visitas y llamados. Yo no vivía con ella así es que no me daba cuenta cuán grave era su estado hasta que un día la encontré a las cuatro de la tarde durmiendo en la cama de mi mamá. Puntualiza: “El clonazepam, por ejemplo, no se debería ingerir ni recetar por más de cuatro semanas. Eran como el paraíso, me bajaban la ansiedad inmediatamente”, recuerda. Precaución Es crucial ser cauteloso al considerar tomar Clonezapam. La primera pastilla que tomó fue a los 26 años y se la dio un amigo. “El alcohol interactúa de manera negativa con casi todos los medicamentos y sus efectos adversos pueden ser de lo más variados. Álvarez agregó que la combinación entre el alcohol y antiinflamatorios no esteroides (usados para el dolor y la inflamación asociada con todos los tipos de artritis) puede producir hemorragias gastrointestinales. Hay algunos efectos secundarios que resultan de tomar clonazepam. Dos días después Javiera ingresó a una clínica para desintoxicarse. Le cambió la mirada. Pero desde hace años que Gabriel dejó de consultar siquiatras. Usted debe informar a su médico de su historial médico, así como las condiciones médicas actuales que pueda tener, especialmente glaucoma, enfermedad del hígado o del riñón, el enfisema, el asma, la bronquitis, el alcohol o la adicción a las drogas y la depresión. Plantea que son muy pocas las patologías en las que se usa el tratamiento de largo plazo con benzodiazepinas. Después de ese periodo, es mandatorio reevaluar al paciente y decidir si disminuir la dosis para luego quitar el medicamento (cuando el cuadro puntual de estrés va en retirada) o bien reemplazar la benzodiazepina por un fármaco que sí esté actos administrativos libardo rodriguez recomendado para el tratamiento de largo plazo, como son los antidepresivos del tipo ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) que poseen efectos ansiolíticos de largo plazo pero que –a diferencia de las benzodiazepinas– no crean dependencia, pues no producen recompensa inmediata en el organismo. El diagnóstico fue lapidario: debía internarse inmediatamente en una clínica para desintoxicarse. Me asusté. La sicóloga Mirentxu Bustos es autora del libro La tranquila adicción de Santiago (Editorial Libura, 1991), uno de los primeros trabajos que alertó sobre las preocupantes cifras de consumo de benzodiazepinas en nuestra capital. Gabriel tiene 48 años y no sale de su casa sin una tira de alprazolam en la billetera. Trabaja en su casa, el departamento de su madre en Vitacura, diseñando páginas web. Enfermo. Constantemente. En mi casa apenas se toman aspirinas. Sufrí distintos síntomas de abstinencia: mucha sudoración, angustia, insomnio y fuertes palpitaciones. Parecía un muerto. Sobredosis Si usted ha tomado más de la cantidad de dosis apropiada de clonazepam, hay una alta probabilidad de que usted tiene una sobredosis. Si al principio necesitabas una pastilla, al cabo de unos seis meses aproximadamente, vas a necesitar dos y luego tres para producir el efecto tranquilizador y ansiolítico que se buscaba al comienzo”. El clonazepam y otros medicamentos de la familia de las benzodiazepinas (como el diazepam, alprazolam o lorazepam, entre los más utilizados en Chile) actúan sobre un neurotransmisor llamado GABA –ácido gamma aminobutírico– que regula la ansiedad, provocando un efecto calmante. “En algunos casos, los medicamentos ocasionan reacciones químicas con secuelas imprevistas como mareos, vómitos, adormecimiento y en situaciones extremas producen paros respiratorios, cardíacos, derrames cerebrales y hasta la muerte. Luego, a los 35, fue víctima de frecuentes crisis de pánico con nuevos ataques de insomnio. “Desde que murió mi papá, cuando yo tenía diez años, las cosas nunca fueron fáciles en mi casa. Por el contrario, las bebidas con menor grado de volúmenes alcohólicos, como la cerveza y el vino, provocan una mayor secreción del ácido del estómago. No tenía horarios que me permitieran cumplir con un trabajo regular porque, como el medicamento también tiene efecto hipnótico, las altas dosis me daban mucho sueño. Por eso no ha podido conseguir un trabajo normal. Si me sacan el alprazolam me muero”, asume. Y de su largo camino para salir de esa adicción.. En su opinión, “los médicos tienen los criterios y conocimientos suficientes para recetar estos productos, sin desconocer que podrían existir algunos, por suerte una minoría, que podría hacer mal uso de sus recetas”. Reacciones alérgicas Las reacciones alérgicas al clonazepam también son posibles y son a menudo muy graves. Confiesa que ha preferido alejarse de sus amigos. Me disminuyeron el clonazepam paulatinamente e introdujeron otros medicamentos que me ayudaban a seguir en pie. Su hermano mayor había fallecido recién producto de un cáncer gástrico. Jamás se debiera recetar la benzodiazepina como única terapia”. Hasta para ir al baño. Cuando los ataques de pánico cedieron, continuó solo con el alprazolam, que toma hasta hoy. “Ellos tienen todo lo que yo no tengo: mujer, hijos, autos. Yo caí en pésimas manos. Hasta que me dieron esta pastillita que resultó ser milagrosa”. En menos de un año llegó a ingerir diez pastillas de 2mg al día. Engordó. Chile es el cuarto país en Latinoamérica en consumo de benzodiazepinas, después de Venezuela, Uruguay y Argentina. “Entre las más conocidas están el trastorno de pánico y el trastorno bipolar. Prefiero estar solo. En ese momento decidí encararla y preguntarle qué le estaba pasando. En casos más leves, puede minimizar o anular el funcionamiento del medicamento, poniendo la vida de la persona en riesgo, especialmente cuando se trata de medicamentos imprescindibles como los prescritos a quienes padecen de presión alta, diabetes y otras enfermedades crónicas”, explicó. Después de ese lapso queda obsoleta. Entonces, abotagado por el efecto del medicamento, duerme hasta mediodía. Una casa. La trampa de los ansiolíticos Un ravotril si tengo pena. Vivo estresado, nervioso y con angustia. Esta acidez puede inactivar ciertos medicamentos disminuyendo su absorción, por lo que sus efectos favorables no son los suficientes, afectando la atención de la enfermedad”, explicó. Mi vida era un infierno. Las recetas se las consigue con un tío neurólogo. Una sobredosis de este medicamento puede resultar en graves consecuencias. “Quienes consumen por largos periodos y en forma abusiva andan decaídos, pierden la memoria inmediata y la concentración, se vuelven reiterativos en sus ideas, se sienten ansiosos. Pero eso no es todo, pues los precio rhinocort 64 microgramos medicamentos también pueden modificar los efectos del consumo del alcohol. “Van de doctor en doctor en busca de recetas y, como en nuestro país no existe un banco único de recetas, o una base de datos, resulta fácil hacerlo”, acota Acuña. Y la tapé tanto que ni siquiera tengo memoria de esos días”. Yo no lograba funcionar. Y cuando no estaba en el trabajo, estaba en cama, deprimida. Alejandra, ingeniera comercial de 36 años, conoció el alprazolam –comercializado en Chile como zotran, adax, tricalma y grifoalpram, entre otras marcas– cuando era adolescente, pues su madre, que había quedado viuda muy joven y tenía tendencia a la depresión, consumía el fármaco a diario. El porcentaje aumentó 10 por ciento respecto de una medición similar realizada hace 10 años. Bustos es una convencida de que la mejor manera de disminuir el consumo abusivo de sicofármacos es con sicoterapia: “Esto ayuda a trabajar los problemas de fondo. “Fue horroroso. Mi familia se enojó mucho conmigo. Este artículo cuenta la historia de quienes, sin darse cuenta, se hicieron esclavos de los ansiolíticos. También existen médicos que recetan benzodiazepinas con demasiada facilidad, como es el caso de los médicos de turno en los centros de urgencia. Al poco tiempo, Alejandra se habituó a ingerirla cada vez que sentía angustia o pena. Consultó a diversos siquiatras y todos le recetaron alprazolam de 0,50 mg combinado con un antidepresivo. No quiero que me vean así. Sin embargo, si debe enfrentarse a una situación que le provoca estrés y angustia, aumenta la dosis. Añadió que si se consumen bebidas alcohólicas con sedantes o pastillas para dormir, antidepresivos, fenotiazinas (para tratar enfermedades nerviosas, mentales y emocionales), antihistamínicos (contra las molestias generadas por las alergias), barbitúricos (utilizados como sedantes o anestésicos), ansiolíticos y otros tranquilizantes, se potencia sus efectos de sedación. Sin embargo, los consumidores parecen no estar adecuadamente sensibilizados a los riesgos. Dormía casi todo el día. Además, su uso crónico puede generar daño cerebral. A veces no hace nada. Recomendado por una prima, Alejandra visitó a un nuevo especialista para que la ayudara a dejar su adicción. La gente era amable, pero yo lo pasé pésimo. Para que te hagas una idea de lo anestesiada que estaba: en esa época falleció mi abuela materna. Por ejemplo, ante la enfermedad de un hijo o tras una experiencia traumatizante, como ocurrió después del terremoto de 2010, cuando el consumo de ansiolíticos aumentó en un 40 por ciento en el país. Se clasifica como una benzodiazepina. “Nunca emitió un diagnóstico claro. Las cifras mostraron una diferencia significativa entre hombres y mujeres: 17,6 por ciento para ellos y 27,2 para ellas. “Si la persona toma una cerveza, una copa vino o de algún otro licor unas horas antes de ingerir el medicamento, se produce la combinación no deseada pues tanto el alcohol como la mayoría de medicamentos permanecen 24 horas en el organismo, por lo que sus efectos no son inmediatos. Estaba desesperado. Cuando voy a viajar en carretera. Ellos incluyen la sensación de mareo, inestabilidad, torpeza, cansancio, secreción nasal, dolor de cabeza, somnolencia, mareos, tos, estreñimiento, pérdida de apetito, sequedad de boca, nerviosismo, ansiedad, dolores musculares y más saliva. Le empezó a fallar la memoria. Según un estudio del CONACE de 2010 de un total de 575 pacientes ingresados a urgencia de un hospital público de Santiago, 20,9 por ciento arrojó positivo para benzodiazepinas. Usted debe recibir atención médica de emergencia si lo hace. Si estos efectos secundarios deben ser cada vez más problemático o persistente, debe informar a su médico de la situación. Pero su utilización ha aumentado. Un tricalma si me estresé. Todavía impactada, solicita que sus nombres sean modificados. Estuve un mes en la clínica”. Sé que algo anda mal pero no sé qué hacer. Hoy, cuatro años después, está casada con quien fue su pololo durante sus peores momentos. Ni siquiera fui al funeral. nebivolol sobredosis Fue ella quien le convidó la pastilla para que se relajara y durmiera mejor. “Cuando sé que tengo que tomar un ascensor. En poco tiempo comienzan a presentar deterioro en sus actividades laborales, académicas y familiares hasta llegar a un punto de no retorno de donde solo se puede salir con ayuda médica”, explica el siquiatra especialista en adicciones, Gonzalo Acuña, del Centro Nevería”. Efectos secundarios graves Si experimenta cualquier efecto secundario grave de tomar clonazepam, usted debe buscar ayuda médica de emergencia. Mi pololeo era muy tormentoso, debido a mis abruptos cambios de ánimo, peleábamos todo el tiempo. Cuando murió, en vez de llorar, tomé mis pastillas y dormí como una piedra. Tienen poco tiempo para atender al paciente, no disponen de un diagnóstico certero. Así estuvimos por años hasta que me di cuenta de que estaba enferma. Hay que tener cuidado con quién uno se trata. Mi mamá trabajaba mucho para sacarnos adelante a mí y a mi hermana. Efectos secundarios comunes Hay varios efectos secundarios que son relativamente comunes entre los usuarios de clonazepam. Estás naturaleza juridica de los actos de comercio con alguien que te acompaña las 24 horas del día. A su juicio, lo más relevante es que los consumidores estén informados y que, si detectan que están teniendo un consumo abusivo, busquen apoyo para detenerse. Lo que hice fue tapar la pena. Tampoco me indicó un tiempo definido para el tratamiento. Por todo esto, desde 1995 las benzodiazepinas se venden en el país con receta retenida. Pero en esos casos, previamente debe existir un diagnóstico, y el tratamiento medicamentoso debe combinarse con sicoterapia. Ni yo me soportaba”. Después de la hospitalización, el camino hacia la recuperación continuó con sicoterapia todas las semanas en sesiones individuales y de grupo con otros pacientes adictos a diversas sustancias. Según Patricio Huenchuñir, jefe del Departamento de Políticas Farmacéuticas del Minsal, el mayor control que ejerce la autoridad respecto de las benzodiazepinas es la receta retenida. Unas cuantas pildoritas en la cartera por si me sorprende la angustia. Álvarez agregó que entre los aspectos más preocupantes de este consumo combinado está la posibilidad de que las bebidas alcohólicas faciliten el paso del medicamento al sistema nervioso, como ocurre con el Diazepam (utilizado para el tratamiento de la ansiedad y trastornos psicosomáticos) y la Levodopa (usada para controlar el parkinson, enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas). Desde hace dos meses está en su casa, acompañada todo el tiempo por su familia. Está comprobado que después de seis meses no solo pierden efectividad, sino que fácilmente producen tolerancia (el organismo se acostumbra y requiere dosis cada vez más altas para lograr el efecto deseado) y que también tienen un efecto adictivo, ya que generan una sensación de placer inmediata y comparten un mecanismo de recompensa similar al de algunas drogas adictivas, como la cocaína. Por ejemplo, por ser un disolvente y un vasodilatador, retarda el vaciamiento gástrico aumentando la absorción del medicamento, es decir, registrando una sobredosis. Estos tipos de medicamentos actúan sobre el sistema nervioso central con el fin de crear una sensación de calma. Si tengo una reunión importante. Estuve siete años bajo el efecto del clonazepam. “En el alcohólico crónico se produce una retención de agua de tal manera que se afecta la eliminación renal del medicamento, lo que resulta contraproducente; mientras que en personas no alcohólicas, la eliminación renal aumenta, por lo que el organismo no aprovecha sus efectos positivos”, indicó. Estaba conflictiva, agresiva, con cambios de ánimo muy bruscos. Si te haces cargo de esto, puedes desarrollar herramientas más saludables para enfrentar la angustia o el estrés”. El proceso duró dos años, hasta que fue dada de alta. Él me atendió solo al comienzo y después me dejaba las recetas con su secretaria. “Pasé varios días sin dormir. El alza más aguda se da entre los jóvenes entre 19 y 24 años. Daniel Seijas explica que la mayoría de los pacientes que presentan un consumo excesivo de benzodiazepinas son adictos moderados, lo que significa que la adicción puede ser tratada de manera ambulatoria bajando paulatinamente las dosis del fármaco y manejando los estados de angustia y privación con antidepresivos. Su respiración era muy tenue. Pasaba preocupada de que las pastillas se me fueran a acabar y obsesionada con conseguirme las recetas. Hay técnicas de relajación y respiración muy útiles. 32G40Y con riesgo de incendio el sexo y el dsm dsm gluten zapatero gratis Inmunoglobulina E la detección del cáncer de pulmón la revista 09 2012 de salud los hogares NMDA nombres populares del bebé cuando un conflicto escostructivo sales de epsom powerlif imágenes como comer una trucha foto de chica desnuda xvideos chiquillas de 10 años follando sindrome de jergens ejercicios tercera edad con raquetas partes de una articulacion humana maizena para empanizar El clonazepam es un medicamento recetado que se utiliza para el tratamiento tanto de los ataques de pánico y trastornos convulsivos. Una dosis regular diaria –según los especialistas consultados para este reportaje– va desde los 0,5mg como mínimo, hasta los 6 mg. No era de muchas amigas y, las que tenía, no me decían nada. Nunca duermo sin tomar alprazolam”. Esto implica que en la receta se registran tanto los datos del médico como los del paciente y que su duración se limita a un mes. También ayuda mucho hacer yoga y practicar deporte, pues nivela el equilibrio emocional”. Algunos de los signos a tener en cuenta incluyen que tienen problemas secuelas de una sobredosis de clonazepam con la respiración, opresión en el pecho, hinchazón, erupciones en la piel y urticaria. Qué eran las benzodiazepinas. Durante años. Jamás debo olvidarlo, porque la parte más difícil es no volver a recaer”. El consumo de medicamentos y bebidas alcohólicas puede convertirse en una combinación letal para el organismo de las personas, pues es muy probable que la interacción entre ambos genere una reacción química que derive en secuelas imprevistas, ocasionando mareos, vómitos, adormecimiento, hemorragias, y, en casos extremos, paros respiratorios o cardíacos, derrames cerebrales y hasta la muerte, advirtió la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid). Comienza a funcionar después de las dos de la tarde. “Fue muy inescrupuloso”, reflexiona ella hoy. A María José le costó entender, pensó que su hermana consumía otro tipo de drogas ilícitas y le mentía: “Yo no sabía qué era el clonazepam. Tampoco tengo polola porque es difícil que alguien me aguante con este nivel de angustia. Pero no son medicamentos adecuados para el consumo de largo plazo. En el caso de Alejandra, era su propio siquiatra quien le proveía las recetas de clonazepam. Entonces mi hermana me llevó a su pieza y sacó de su clóset montones de cajas vacías de remedios. Y esto último en casos graves de pacientes con trastorno bipolar que deben ser hospitalizados. O actúan con indiferencia o reaccionan en forma agresiva e irritable. “Te metes en esto y no te das cuenta cuando ya no puedes parar. Fracasado. “Los seremis realizan una rigurosa vigilancia a las farmacias, revisando las recetas que se repiten”, declara. Apoyada con sicoterapia, poco a poco está despertando. Algunos de estos efectos secundarios posiblemente peligrosos son cantidad de orina, cambios de humor o cambios mentales (como la depresión, irritabilidad, agresividad, agitación, nerviosismo, ansiedad y hostilidad), micción siendo muy doloroso, orina de color oscuro, desorientación, confusión, cansancio extremo o persistente o debilidad, problemas con el habla, dificultad para hablar, ictericia, hemorragia anormal o moretones, respiración superficial o lenta, convulsiones, pérdida de la memoria, latidos cardíacos irregulares, cambios en la visión, visión borrosa, cambios de comportamiento, sentimientos o acciones suicidas, dificultad para respirar y extrema somnolencia. Vivía con mi mamá que trabajaba como secretaria de una transnacional y nos mantenía a las dos. Reflexiona: “He asumido que tengo una predisposición biológica a las adicciones. GABA (ácido gamma-aminobutírico) es una sustancia química natural del cuerpo.

newsletter

 

Suscríbete a nuestra Newsletter para estar informado de toda la movida.

Utilizamos cookies para mejorar nuestra web e incrementar la experiencia del usuario. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo elimiralas, mira nuestra Política de privacidad.

  Acepto las cookies de este sitio.